• Sun. Jan 29th, 2023

Mujeres cineastas en el punto de mira: Sarah Polley sobre Mujeres que hablan | Entrevistas


Realmente me encantó cómo le dicen a Whishaw que el deber de su personaje ahora es enseñar a los niños y asegurarse de que tengan ese futuro, esa esperanza, esa buena base. Me encantaría saber un poco sobre cómo incorporaste a los niños en la película.

Creo que, en última instancia, lo que estas mujeres están haciendo y de lo que hablan es lo que van a crear para sus hijos. Y se trata de volver atrás y ver lo que no funcionó para ellos. Ese es un proceso muy, muy difícil, creo, para todos nosotros. Pero tienen que hacerlo en una escala tan grande. Hay mucho en juego para ellos y hay mucho en juego para sus hijos. Fue interesante filmar las cosas alrededor de los niños, porque en última instancia, existe este sentido, o quiero que haya un sentido en esas escenas, de por qué están luchando, en qué están pensando, cómo se siente su fe. a ellos. En su mejor momento, y en su estado más puro, pero también los niños no son solo vasijas inocentes. También son productos del mundo en el que están creciendo y tienen las semillas de las cosas que han salido mal en ellos porque han sido plantadas allí. Así que creo que cuando miras a esos niños, con suerte hay un sentido de esperanza, propósito, fe y belleza, pero también con suerte preguntas en términos de cómo te conviertes en una sociedad que está establecida en una forma tan jerárquica e injusta. ¿camino?

Me encantaría hablar de tu proceso de adaptación. Mencionaste encontrar el lenguaje para procesar estas emociones complejas. Y en tu guión, hay muchos diálogos, pero también muchas emociones. ¿Comienza con trazar emocionalmente a dónde quiere que lleguen estos personajes o comienza con el diálogo y luego trabaja con la emoción?

Instintivamente, siempre me dejo llevar por los momentos o las imágenes, para mí, eso no me deja. Entonces, después de leer un libro por primera vez, si voy a adaptarlo, inmediatamente escribo lo que creo que es el guión, sin volver a leerlo primero, solo para tener una idea de cuál es mi rubor inicial de esos momentos. fueron y cuales son las cosas que se alojaron en mi y cuales son las imagenes que son mas importantes. Siempre encuentro ese ejercicio fascinante, porque luego regresas y, por supuesto, extrajiste el libro durante un año, lo miras y lo lees una y otra y otra vez.

Siempre me fascina esa segunda lectura, darme cuenta de que algunas de las imágenes que eran más importantes para ti o las cosas que se dijeron que eran más importantes para ti no estaban en realidad en el libro. Es interesante como lector darse cuenta de cuánto estamos proyectando y mapeando en lo que estamos leyendo. Quiero decir, lo veo con las películas también. La gente me cita una línea que en realidad no está en la película o una imagen que no está en la película. Hay algo similar, pero claramente la persona tomó esa cosa, la procesó a través de su propia vida y la devolvió al mundo. Creo que esa es la clave con la adaptación. Creo que tomando esas cosas que inconscientemente te atraen hacia él y tratando de descubrir cómo son, ¿dónde está el espacio entre tú y el libro? Creo que ese es el espacio en el que ocurre la adaptación.